El inicio de la pubertad y su desarrollo está condicionado por varios factores que afectan de manera directa o indirecta al resultado final de la maduración

¿La nutrición es un factor de regulación del inicio de la pubertad?

Hector Ruiz Bartolomé

La edad de inicio puberal muestra una variabilidad de unos 4-5 años entre individuos sanos con condiciones de vida similares. Esta variabilidad parece estar determinada por factores genéticos (50-80% de la variabilidad) y ambientales.

Entre los factores ambientales, los mas importantes son la nutrición y los factores socioeconómicos:  un ambiente favorable se asocia a un desarrollo puberal más temprano, mientras que condiciones desfavorables se relacionan con desarrollos más tardíos. La mejoría en la nutrición, salud y condiciones generales de vida que se han producido en los países occidentales desarrollados desde mediados del siglo XIX hasta la actualidad, parece ser la responsable de la tendencia a una maduración más rápida, así como de una mayor talla adulta en ambos sexos. La desnutrición crónica suele provocar retrasos en el desarrollo puberal en ambos sexos. En el otro extremo, una malnutrición calórico proteica por exceso genera un aumento de grasa subcutánea que se asocia a un mayor riesgo de pubertad precoz, especialmente en niñas, y podría ser uno de los motivos implicados en la aceleración puberal observada en los últimos años en los países con tasas crecientes de obesidad infantil. Otro factor ambiental importante es el estrés crónico que puede inhibir el eje de secreción de hormonas sexuales, seria la causa del retraso púberas en caso de enfermedad crónicas, el ejercicio físico intenso o conflictos bélicos, entre otras posibles causas de estrés.

Los estudios de requerimientos nutricionales en adolescentes son limitados, estableciéndose las ingestas recomendadas para este colectivo por extrapolación de los datos obtenidos en niños y adultos. El problema es que, en la mayoría de los estudios, las recomendaciones nutricionales se indican en función de la edad cronológica y en muchos casos no coincide con la edad biológica. Por ende, en este período crítico, muchos autores prefieren expresar las recomendaciones en función de la talla y el peso. 

En la adolescencia temprana la nutrición tiene un papel crucial, ya que además de requerirse energía y nutrientes para llevar a cabo el mantenimiento de las funciones fisiológicas es necesario un aumento de los aportes para la regulación del crecimiento y mineralización del esqueleto y en el desarrollo y maduración corporal, todo ello en un corto periodo de tiempo. Para alcanzar este objetivo es recomendable asegurar la ingesta de alimentos variados, estructurar las comidas a lo largo del día para cubrir todas las necesidades en cualquier momento de este e instaurar unos hábitos saludables de alimentación y actividad física.



aprendiendo a comer

Trabajando juntos por la salud de nuestros niños

Contactanos

 © Aprendiendo a comer 2021 Todos los derechos reservados | Desarrollado por Marketing Cerca.

Comparte esto: